La mácula es la zona central de la retina y la responsable de la visión nítida y de la visión consciente. Esto es de suma importancia, porque la visión en términos legales depende de la función macular, y si un paciente tiene daño en la mácula previo a la cirugía de catarata el cirujano debe tomarse mucho tiempo para que el paciente y sus familiares comprendan que después de la cirugía no va a recuperar la visión central que perdió, es decir, va a continuar sin poder leer ni reconocer caras.

Migración hacia la facoemulsificación.


A los buenos cirujanos de la cirugía extracapsular les cuesta mucho tomar y comenzar la migración hacia la facoemulsificación. Suelen realizar la intervención por unos 7mm, es una cirugía muy rápida y la recuperación es rápida, pero si se examina al paciente cuidadosamente a los tres meses de la cirugía es muy raro que la variación del astigmatismo sea menor a dos dioptrías; si se dilata la pupila la lente muchas veces termina fuera del saco capsular por capsulorrexis incompletas, y si fue completa es frecuentemente demasiado grande para mantener la óptica dentro del saco. Con estos parámetros y el auge de la facoemulsificación, la cirugía extracapsular tiene los días contados.

Subcategorías

Additional information