Esta es una opción que se toma cuando la zónula no está íntegra o cuando los restos capsulares no son suficientes para mantener la lente en posición. Tiene la dificultad de que parte de las maniobras se realizan sin control visual. Es una técnica considerablemente más difícil que la versión apoyada en el sulcus, porque hay que limpiar de vítreo las cámaras anterior y posterior y luego suturar la lente perfectamente en un sitio que no vemos, y lograr que quede centrada y paralela al plano del iris.

Antes de considerar las modificaciones que ocurren en la cirugía de la catarata como consecuencia de la ruptura del diafragma capsulo zonular, repasemos a letra dura el objetivo de la cirugía: reemplazar el cristalino natural por una lente artificial que corrija además todo defecto óptico causando en el proceso el mínimo trauma posible.
A partir de este concepto, entendemos que la ruptura de la cápsula posterior o la zónula implican necesariamente un curso contrario al propósito de la cirugía: es decir, no solo se trata de una complicación que modifica la técnica de ahí en adelante, sino que la propia característica de la complicación representa un ataque directo al éxito de la intervención.

Additional information